Archivo de la etiqueta: vida

Cristales…

IMG_0839

Detrás del cristal la espera es taciturna, congelada, petrificada. Afuera el mundo cae, se mueve, se moja, detrás del cristal estoy sola, seca, inmóvil.

Por eso prefiero  quitar los cristales y estar afuera, sintiendo por mí y por los otros, viviendo a fin de cuentas.

Anuncios

Lágrimas…

Primero una, detrás un vendaval… los hombres también lloran.


… tu oportunidad.

Si un día al despertar solo ves oscuridad al derredor no te angusties, tómate un segundo, mira bien, que allí muy cerca de ti hay una luz. No temas es tu oportunidad de recomenzar.


El tiempo…

El tiempo

El tiempo

Estos versos de Alfredo Guevara los encontré en el libro Evocación, de Aleida March. Llegaron a mi no en el mejor lugar pero si en el mejor momento…

Así como llegaron a mi, los comparto con ustedes:

El tiempo, el tiempo que siempre va pasando, que puede ser del olvido, memoria que se esfumaen la ceniza, ceniza que se queda dormitando y que pudiera deshacer, deshace acaso, el más ligero vientecillo.

Esa es la vida; suele ser la vida.

Debemos conocerla y afrontarla.

Existo sin embargo, acciono y hasta escribo, y de amores me lleno.

Alfredo Guevara


La vida en ocasiones no da segundas oportunidades.

En una ocasión uno de mis profesores de la universidad en una clase de Filosofía nos dijo: Nunca dejen para después decirle a la persona amada lo importante que es ella en su vida, pues ustedes no saben si al día siguiente tendrán esa oportunidad.
A pesar de nunca haber olvidado la lección del profesor Varona y de sin tabúes, ni temores, ni penas decir a los cuatro vientos lo que siento y nada más, un día al despertar supe que él no regresaría.
Entonces me hice mil preguntas, y 2 mil encontré sin respuestas. Comprendí las verdaderas dimensiones de aquellas palabras y de la importancia del vivir el día a día.
Yo tenía muchos planes, de hecho, planificada mi vida entera, por su puesto a su lado y ese día de repente sin más todo acabó. Y mi alma se entristeció en tal punto que aún hoy no se recupera, mis ojos perdieron el brillo y mis labios con tanta sed de sus labios tuvieron que aprender a vivir sin él, no sé si a vivir o a sobrevivir, pero de igual forma así andamos.
Es que como dicen el amor es así, llega cuando menos te lo esperas y se va cuando más lo necesitas, cuando más lo necesitas.
Entonces no sabes que hacer, pero la vida, que es un molino de seres espiritualidades te obliga a levantarte a seguir aunque pienses que no tienes fuerzas para ello…
…vive y no dejes que tontas discusiones o asuntos triviales te quiten la oportunidad de decir…
TE AMO.
Nunca olviden que en ocasiones la vida no da segundas oportunidades.


Eusebio tiene mucho de Martí…

Cuando escucho hablar a Eusebio Leal, pienso siempre en Martí, en nuestro Martí. Veo en él la misma sencillez del Maestro. Eusebio siempre anda vestido de camisa y pantalón gris y recuerdo a Martí con su traje negro por el luto perenne ante la Patria oprimida.

Continuar leyendo


Mi duendecita.

Hace aproximadamente 1 año y 6 meses que a mi casa llegó una duendecita. Ella tiene los ojitos negros y vivaces, no mide más de un metro, de pelo rubio encrespado en las puntas y una vocecita que repica como campanitas. Ella invadió mi vida, se adueño de mi cuarto, de mis padres, de mi hermana, creo que hasta de mi. Corre por todos lados, coge los animalitos del patio, me hace tirarme en el piso para jugar con ella, duerme y orina mi cama y hasta etcétera jajaajaj, tiras mis cosas al suelo y lo peor de todos es que logra con su magia que nunca me ponga brava.

Masiel se llama, pero le decimos Masieli o la Titi, es la pequeña que dio a luz mi hermana, pero ella dice que la parí yo. Es la duendecita que cambió el sentido de mi vida y me hizo saber cuál es el amor de madre, al que muchos insisten en ponerle Tía.

Esta es mi duendecita…