Archivo de la etiqueta: Unión de Jóvenes Comunistas

Miradas a una caravana de victoria…

Fotos: Raúl del Pino Salfrán

Desde donde terminan las llanuras agramontinas en las riveras del río Jobabo hasta el parque de La Constitución, en ese Guáimaro histórico, se fundieron las banderas y la sangre nueva de un centenar de camagüeyanos y tuneros en la reedición de la Caravana de la Libertad.

Luego los agramontinos continuamos camino, atravesando los territorios de Sibanicú y Jimagueayú, en un trayecto de aproximadamente 80 kilómetros, hasta la Plaza de la Libertad en la Ciudad de los Tinajones.


Maraguán invitado a celebrar aniversario de la UJC en La Habana.

Buenas nuevas del Conjunto Artístico Maraguán. En hora buena pora este aniversario 50 de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Por: María Antonieta Colunga Olivera.

El Conjunto Artístico Maraguán, agrupación estudiantil  de bailes folclóricos caribeños y tradicionales cubanos, fue la única de su tipo en el interior del país, invitada a los festejos nacionales por el medio siglo de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), que agrupa en Cuba a la vanguardia juvenil revolucionaria.

Los días 3 y 4 de abril, la última de ellas fecha fundacional de la UJC, Maraguán se presentará en espectáculos nocturnos en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) de La Habana, donde compartirá escenario con otros proyectos culturales representativos del Movimiento de Artistas Aficionados de la Federación Estudiantil Universitaria cubana.

Continuar leyendo


Reto a la juventud

Por Dianet Doimeadios Guerrero

¡Enhorabuena! Este 4 de abril,la Uniónde Jóvenes Comunistas cumplirá 50 años de existencia. Toda una vida que sostienen muchas otras vidas dela Isla.

Al llegar a la media rueda, la mayoría de los organismos vivos –y esta estructura lo es- auditan logros y retos. Sin embargo, preferiría que mi organización rompiera esquemas, como suelen hacer los jóvenes, y descartara esta presuntuosa costumbre.

La organización política más joven de Cuba debe encauzar sus esfuerzos hacia los desafíos que impone el presente, que es su futuro a la vez, y dejar a otros la satisfacción que provoca inventariar medio siglo de éxitos, pues si de algo están convencidos quienes militan en ella es de su trascendencia.

“Vamos por más”, asegura el lema que preside este aniversario, y no lo dudo. Pero el camino no es llano. El propósito que emerge de esta arenga tiene que rebasar el discurso y tornarse práctica.La UJCestá obligada a ser inevitablemente rebelde, como en su génesis, para continuar impulsandola Revolución.

Tendrá que ir al frente de la juventud y nunca marchar a la zaga. Apelar a la razón, deseos e inquietudes de una generación que ama la libertad y que jamás se permitirá olvidar glorias pasadas, pero que deberá transformar y construir la realidad para hacer su propia historia.

Tiene que ser, y ser única. Y jamás reproducir metodologías de otras organizaciones que distan de su esencia. Enriquecerse con las individualidades de cada uno de sus miembros. Renunciar al igualitarismo, que tanto lacera el alma de la militancia, y servirse de la diversidad de opiniones, plural visión que jamás atentará contra sus principios raigales.

Sus filas han de nutrirse de seres humanos excepcionales, pero sobre todo de un hombre o una mujer con “vocación para ser un joven comunista”. En materia de ideas cantidad tampoco es sinónimo de fortaleza. Necesitamos muchachos de todas partes, por supuesto, siempre y cuando crean en los principios dela UJC. Sies importante que desde afuera nos reconozcan como una organización de vanguardia, lo esencial es cómo nos vemos nosotros.

Urge que reconozcamos e interioricemos que “la Juventud” no es el puñado de jóvenes que nos dirige, sino somos todos. Es inadmisible que dentro de las prioridades de un militante las tareas dela UJCocupen el último escaño. Al ingresar a la organización se contrae un compromiso, indiscutiblemente, hay que “saber cumplir” y “ser los primeros en todo”.

¿Estarán mis contemporáneos convencidos de lo que implica ser jóvenes comunistas? Quizás todos podamos defender las razones que nos asisten como revolucionarios, pero cuántos conocemos en profundidad la doctrina teórica que nos une. Es preciso desechar el empirismo y pertrecharnos de las herramientas teórico-conceptuales del marxismo. Porque solo se ama y defiende aquello que conocemos y compartimos.

Tenemos el reto de convertir la reunión ordinaria en un espacio ameno, continuidad de las discusiones informales donde, “sin mirar para atrás”, se dice lo que se piensa. Esta es una cita ideal para intercambiar opiniones, fortalecer la unidad del comité base y planificar actividades de sano esparcimiento y diversión.

La UJC es mucho más que cotización y actas, del sentido de pertenencia, energías y responsabilidad política de sus miembros depende la continuidad del pensamiento revolucionario de esta Isla.

Desde el 4 de abril de1962, miorganización contrajo el compromiso de salvaguardar “el sueño realizado de nuestras nobles luchas”. Y hoy, después de medio siglo de historia y acción, ha de asumir el reto de parecerse más a su tiempo y a sus jóvenes.