Archivo de la etiqueta: jóvenes

Miradas a una caravana de victoria…

Fotos: Raúl del Pino Salfrán

Desde donde terminan las llanuras agramontinas en las riveras del río Jobabo hasta el parque de La Constitución, en ese Guáimaro histórico, se fundieron las banderas y la sangre nueva de un centenar de camagüeyanos y tuneros en la reedición de la Caravana de la Libertad.

Luego los agramontinos continuamos camino, atravesando los territorios de Sibanicú y Jimagueayú, en un trayecto de aproximadamente 80 kilómetros, hasta la Plaza de la Libertad en la Ciudad de los Tinajones.

Anuncios

Reto a la juventud

Por Dianet Doimeadios Guerrero

¡Enhorabuena! Este 4 de abril,la Uniónde Jóvenes Comunistas cumplirá 50 años de existencia. Toda una vida que sostienen muchas otras vidas dela Isla.

Al llegar a la media rueda, la mayoría de los organismos vivos –y esta estructura lo es- auditan logros y retos. Sin embargo, preferiría que mi organización rompiera esquemas, como suelen hacer los jóvenes, y descartara esta presuntuosa costumbre.

La organización política más joven de Cuba debe encauzar sus esfuerzos hacia los desafíos que impone el presente, que es su futuro a la vez, y dejar a otros la satisfacción que provoca inventariar medio siglo de éxitos, pues si de algo están convencidos quienes militan en ella es de su trascendencia.

“Vamos por más”, asegura el lema que preside este aniversario, y no lo dudo. Pero el camino no es llano. El propósito que emerge de esta arenga tiene que rebasar el discurso y tornarse práctica.La UJCestá obligada a ser inevitablemente rebelde, como en su génesis, para continuar impulsandola Revolución.

Tendrá que ir al frente de la juventud y nunca marchar a la zaga. Apelar a la razón, deseos e inquietudes de una generación que ama la libertad y que jamás se permitirá olvidar glorias pasadas, pero que deberá transformar y construir la realidad para hacer su propia historia.

Tiene que ser, y ser única. Y jamás reproducir metodologías de otras organizaciones que distan de su esencia. Enriquecerse con las individualidades de cada uno de sus miembros. Renunciar al igualitarismo, que tanto lacera el alma de la militancia, y servirse de la diversidad de opiniones, plural visión que jamás atentará contra sus principios raigales.

Sus filas han de nutrirse de seres humanos excepcionales, pero sobre todo de un hombre o una mujer con “vocación para ser un joven comunista”. En materia de ideas cantidad tampoco es sinónimo de fortaleza. Necesitamos muchachos de todas partes, por supuesto, siempre y cuando crean en los principios dela UJC. Sies importante que desde afuera nos reconozcan como una organización de vanguardia, lo esencial es cómo nos vemos nosotros.

Urge que reconozcamos e interioricemos que “la Juventud” no es el puñado de jóvenes que nos dirige, sino somos todos. Es inadmisible que dentro de las prioridades de un militante las tareas dela UJCocupen el último escaño. Al ingresar a la organización se contrae un compromiso, indiscutiblemente, hay que “saber cumplir” y “ser los primeros en todo”.

¿Estarán mis contemporáneos convencidos de lo que implica ser jóvenes comunistas? Quizás todos podamos defender las razones que nos asisten como revolucionarios, pero cuántos conocemos en profundidad la doctrina teórica que nos une. Es preciso desechar el empirismo y pertrecharnos de las herramientas teórico-conceptuales del marxismo. Porque solo se ama y defiende aquello que conocemos y compartimos.

Tenemos el reto de convertir la reunión ordinaria en un espacio ameno, continuidad de las discusiones informales donde, “sin mirar para atrás”, se dice lo que se piensa. Esta es una cita ideal para intercambiar opiniones, fortalecer la unidad del comité base y planificar actividades de sano esparcimiento y diversión.

La UJC es mucho más que cotización y actas, del sentido de pertenencia, energías y responsabilidad política de sus miembros depende la continuidad del pensamiento revolucionario de esta Isla.

Desde el 4 de abril de1962, miorganización contrajo el compromiso de salvaguardar “el sueño realizado de nuestras nobles luchas”. Y hoy, después de medio siglo de historia y acción, ha de asumir el reto de parecerse más a su tiempo y a sus jóvenes.


Tributo joven a Manzanita…

<br /><br /><br /><br />
Antonio Echeverría, presidente de Honor de la Federación Estudiantil<br /><br /><br /><br />
Universitaria

Antonio Echeverría, presidente de Honor de la Federación Estudiantil Universitaria

La Historia de Cuba no podría escribirse sin tener en cuenta el papel de los jóvenes, pues a lo largo de su devenir las nuevas generaciones han desempeñado un importante papel: primero en la lucha por la independencia y luego en la construcción de la sociedad socialista.

Hechos como el ocurrido el miércoles 13 de marzo de 1957, constituyen un referente necesario en el proceso histórico cubano. Ese día un grupo de jóvenes miembros del  Directorio Revolucionario, liderados por José Antonio Echeverría, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria,  se propusieron  ajusticiar al tirano Fulgencio Batista, y en una cadena de acciones simultáneas: tomar la Universidad de La Habana, irrumpir en cuarteles, cerrar las comunicaciones y ocupar la emisora Radio Reloj.
Constituyó este un acto de extraordinaria audacia y valentía, puesto que La Habana, lugar donde se desarrollaron los acontecimientos y capital de la República, estaba siempre llena de perseguidoras (autos policíacos), carros blindados, tanques, aviación, y ante la afrenta al tirano la reacción del enemigo era impredecible.

Mediante este acontecimiento en la ciudad, los jóvenes cooperaban con los guerrilleros que combatían en la Sierra Maestra al mando de Fidel, y cumplían con el acuerdo de unidad de acción plasmada en la Carta de México.

José Antonio Echeverría Bianchi, líder de esta acción, solo tenía 24 años cuando segaron su vida. El Gordo, como le decían también fraternalmente sus amigos, era un muchacho robusto, de abundante cabellera. En su carácter combinaba de forma especial, sensibilidad y firmeza. Su pensamiento trascendía el ámbito universitario con una visión americanista y antimperialista.
Echeverría, presidente de honor de la Federación Estudiantil Universitaria, y nombre que concluye cada pase de lista de los mártires de esta organización, estudiaba cuarto año de Arquitectura cuando cayó junto a la Universidad, a su Universidad.

A 55 años de estos acontecimientos los cubanos de este siglo y de este paralelo siguen protagonizando, como entonces, la historia de esta pequeña isla con forma de caimán que duerme en el mar Caribe.

Muy diferentes son los retos de esta generación a los de antaño. Hoy la juventud cubana sigue luchando incansablemente, no contra ningún dictador alguno sino por continuar construyendo una sociedad nueva y mejor, una sociedad socialista, antimperialista y martiana.
La sangre de José Antonio Echeverría y la de tantos otros no cayó en vano,  sin dudas señaló el camino de la libertad


Peace and Love: arte para todos en La Habana

Comenzó el Festival habanero Peace and Love (Paz y Amor), el cual, en su segunda edición trae interesantes propuestas culturales a la juventud cubana.


Mella, el discóbolo de la juventud cubana.

Mella

Mella

Mella, como le decían, Julio Antonio su nombre, fue uno de los jóvenes que se inscribió con más ahínco en la Historia de Cuba y en la del continente americano.

Fundador de la Federación Estudiantil Universitaria, de la Revista Alma Máter, del Partido Comunista de Cuba, de la Universidad Popular José Martí, de la Liga Antimperialista. Pródiga vida tuvo este cubano.

26  años tenía Mella cuando Machado lo mandó a matar. Continuar leyendo


Generación con futuro.

jovenes por el futuro

jovenes por el futuro

De los jóvenes se ha dicho y cuánto falta por decir aún. Algunos señalan que se es joven por el impulso del corazón, por la forma de adhesión a la lucha por la justicia, por la manera de entender la vida como proceso para alcanzar altas metas.

Que sé es joven cuando se tienen las manos abiertas para dar, cuando se ponen al servicio de los otros toda la voluntad, la inteligencia y cuando se es capaz de sacrificarlo todo por un ideal de redención humana.

Tal vez los hipercríticos y simplistas se fijan en los trajes ceñidos, en las camisas de colores detonantes, en el pelo largo y despeinado, en los zapatos destrenzados, en los gritos sin sentido y en la rebeldía sin causa. Continuar leyendo