Archivo de la etiqueta: Camaguey

El “chivero” azabache de Esmeralda

DSC09064

Tilín, tilín… suena una y otra vez la campanita que acompaña al pequeño coche tirado por un chivo, de esos que se usan desde hace muchos años para pasear a los niños de los barrios camagüeyanos. “Pepe”, gritan varios de los pequeños que andan por el paseo de Esmeralda al ver pasar el carromato; entonces el conductor les devuelve un saludo afectuoso y continúa el paseo, convertido en ritual cotidiano para los pobladores de ese municipio.

A mí nadie me llama Noriel, solo las personas más allegadas; el resto, los más chicos o los adultos me dicen Pepe, que es el nombre del animal”. Abrió así la conversación Noriel Solano Osorio, el “chivero” azabache.

Qué me iba a imaginar yo que trabajaría con niños y menos que me gustaría tanto. Eso es para que vea las sorpresas que le guarda a uno la vida. Tengo el duodécimo grado y he trabajado en varios lugares, tanto con el estado como particular, pero aquí me quedo porque me gusta y siento que es mi sitio.

Desde hace tres años estoy en esto. Me reconforta la confianza que depositan en mí los padres de los pequeños y las muestras de cariños que me dan mis “clientes”.

Como pasajeras en ese momento andan Solange Cabrera y Mélani García, quienes no lo dejaron mentir. “ Escribidora- me dice Mélani- para que sepa, Pepe es mi tío”. No es difícil de entender la cercanía conque me hablan de él pues el mismo Noriel acota:

Yo los quiero mucho y comparto con ellos muchas veces la merienda. Hasta me piden a veces que les compre Pelly. Si puedo lo hago y se los doy para que lo compartan. Eso sí, no pueden ser egoístas.

Salgo dos veces al día, por la mañana en el paseo y por la tarde voy a los barrios. Hago una programación para llegar hasta la mayor cantidad de ellos en la semana . Tengo alrededor de ocho: Barrio Viejo, 8 de Octubre, La Margarita y La Hortaliza, entre otros. A muchos de los niños los recojo en la casa y me los llevo casi toda la tarde.

La vuelta es a dos pesos, pero yo ajusto los precios en dependencia de las posibilidades de la familia, y si el niño se baja rápido casi nunca le cobro”.

Solano Osorio me cuenta orgulloso de sus andanzas con el cuadrúpedo. “ Con él he viajado muchísimo. Conozco varios municipios de Ciego de Ávila y voy siempre a Camagüey para el San Juan infantil. Allá trabajo en el Casino Campestre”.

  • ¿Cómo se trasladan?, indago.

Siempre viajamos en tren. El requisito que ponen es llevarlo en una jaula. Yo lo que hago es que subo primero el coche y monto a Pepe dentro de él y al cerrar la puerta me queda como una jaula. Así vamos juntos para donde sea.

Lo cuido como a gallo fino. De comida le doy pienso, pan, miel de purga y lo pastoreo por la tarde para que coma hierba”, confesó.

Mientras camino al ritmo del chivo, voy conversando con Noriel. Orgulloso me enseña y saluda a los padres de “sus” niños, como él mismo dice. Recorrí así varias veces el paseo al lado de uno de los personajes más populares hoy en Esmeralda. Tilín, tilín… no dejó de sonar en ningún momento la campanita de los Pepes.


¡Pare!, por ellos y por usted

pioneros cubanos

pioneros cubanos

Foto: Otilio Rivero Delgado

Es bien temprano en la mañana. La niebla acurruca todavía la sabana, el pasto está mojado y hay un poco de frío. El sol no sale aún pero ya nosotros vamos descontando kilómetros de la carretera que va rumbo al municipio de Najasa.

El reloj no marca las 6:30 am y comenzamos a observar a ambos lados de la carretera pioneros de Primaria y Secundaria Básica que salen de sus casas sin que amanezca, para poder llegar lo más temprano posible hasta sus respectivas escuelas, las que pueden estar hasta más de 20 kilómetros de distancia. Continuar leyendo


Bloguras de un encuentro II

La Boca: un pueblito “simple”

DSC07856

Esta es la playa más linda de Santa Lucía”, nos dice una señora con uniforme y medias largas que es la gerente de un ranchón que presta servicios al turismo en playa Los Cocos, Camagüey. Continuó en su presentación: “Este es un pueblo simple de pescadores, sin encantos”.

Me quedo perpleja con sus palabras y pienso:

Acaso habrá muchos lugares en el mundo donde los tiburones van a compartir a la orilla el botín de los pescadores- así mismo como lo leen- Cuentan que en La Boca los hombres y mujeres  van junto al mar a preparar las capturas y los restos los echan al agua para que los tiburones se alimenten.

En ese asentamiento costero, las gaviotas te revolotean encima y casi se posan en tus hombros. Ese es un lugar, de arenas blancas y aguas transparentes, de casitas (no tan itas) bien pintadas y confortables que pegan sus portales a la espuma de las olas.

Un punto de la geografía camagüeyana, ubicado en la entrada de la bahía de Nuevitas, donde seguramente sus hijos tienen mil historias para contar.

Playa Los Cocos en Santa Lucía; Camagüey

Playa Los Cocos en Santa Lucía; Camagüey

Pobre mujer, que simple es, por eso no puede entender lo simplemente extraordinario que es un pueblito como ese.


Bloguras de un encuentro I

– Mirar al Camagüey a través de otros ojos

Camagüey de noche

Camagüey de noche

Foto: Otilio Rivero Delgado

Ahora que el dolor del cuerpo se disipa, que puedo “reposar” después de varios días de locura y coordinaciones, de llamadas y menudos que no alcanzan, de hacer todo y de todo porque los guerrilleros sintieran que el Camagüey, ese que tanto queremos, es también su casa; ahora antes de que las rutinas me tomen, escribo.

Apenas anoche muy tarde pude sacar de la tarjeta de la cámara las fotos que había tomado, y ver las de otras carpetas que El Jony y Mary me facilitaron antes de que la güagüa parara por última vez, para mi, frente a la entrada del hotelito de Ciencias Médicas.

Anoche descubrí en las imágenes que tomaron Lili, Magda, Rafelito y Mary a otra ciudad. Algunas de las instantáneas me mostraban edificios, lugarsitos que tuve que hacer pausa para identificarlos. ¿Y esto dónde es…?, dije en varias ocasiones. A Luisi que estaba a mi lado le ocurrió igual.

Por estos días disfrutaré leer los post que nacerán y nacieron del encuentro, de esas miradas pluralísimas, de las cosas que cada uno se llevó de mi tierra. Me daré el gusto de mirar al Camagüey a través de otros ojos.

!Claro también compartiré mis historias!.

 


Los blogueros están llegando ya…

De a poco va llegando… la Guerrilla de Blogueros al Camagüey … mañana a las 7 y 30 am se rompe el corojo. Mientras cae la tarde y nos mudamos para la Universidad de Ciencias Médicas el periódico Adelante es nuestra casa. OJO Hay cremitas, tinajón, campanario, paseo, café, pan con croqueta, abrazos y muchas ganas de bloguear.

DSC07571 DSC07572 DSC07574 DSC07576 DSC07579 DSC07580 DSC07582 DSC07585 DSC07586 DSC07588 DSC07589 DSC07592 IMG_6104


El avión del Palacio

Basilio Reynoso Álvarez

Basilio Reynoso Álvarez

El Mig-15 número 109 de la base aérea de Santa Clara no se sabe exactamente cuándo dejó de custodiar el cielo cubano. Tenemos noticias suyas desde octubre de 1974, cuando fue traído para el círculo de interés de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en el Palacio provincial de pioneros Camilo Cienfuegos de Camagüey. Desde entonces el Mig, considerado como la máquina de reacción más producida en la historia, se convirtió en un símbolo identitario del lugar.

Basilio Reynoso Ramos estuvo a cargo de la transportación del caza desde las Villas hasta el Camagüey y así rememora aquellas jornadas:

En el año 1974 yo era oficial de las FAR y estaba ubicado en la división de Ciego de Ávila . Cuando se comenzó a edificar el nuevo palacio de pioneros los generales William Gálvez Torralba y Urbelino Betancourt Cruz, me dieron la tarea de que asumiera la terminación del círculo de interés, lo que incluyó la transportación del avión”.

El día 25 de octubre salimos para la base aérea santaclareña. Ya William había hecho las coordinaciones para hacer el traslado del Mig, que ya estaba de baja. Cuando llegamos no fue tan sencillo, porque al caza había que prepararlo, sacarle toda la grasa y desarmarlo para traer en una rastra las alas y en otra el fuselaje.

Para el regreso la base aérea mandó cinco mecánicos para bajarlo, situarlo y armarlo. El traslado sucedió sin contratiempos. En cada una de las provincias se ubicó un vigilante de carretera para evitar accidentes del tránsito y que se atrasara la encomienda.

Yo no pude volver con la aeronave para Camagüey porque seguí camino para una unidad militar antiaérea en La Habana con el fin de buscar una ametralladora 12.7, más conocida como cuatro bocas, que también iba a formar parte de la base material de estudio del círculo de interés”.

Supe que las rastras llegaron el día 26 sobre las 6:00 pm y se trabajó la noche entera para que estuviera listo el 27 a las 9:00 am, momento en que acontecería la inauguración del Palacio”.

El primer lugar que tuvo el avión fue en la antigua plaza circular, – nos cuenta Reynoso-, donde hoy se encuentra la escuela secundaria básica Camilo Cienfuegos. “El avión era una sensación y fue su llegada un acontecimiento. Todo el que venía y lo veía se asombraba. No había hora para que las personas vinieran a verlo. Muchos hacían preguntas y había que estar al tanto porque los niños se subían solos por la escalerita y se montaban en la cabina”.

Basilio dejó su vida activa en las Fuerzas Armadas y se quedó como técnico guía del círculo de las FAR y jefe del área militar. Él guarda en silencio el orgullo de saberse parte de la historia del caza y de la instalación, la que le permitió conocer a María Antonieta, el amor de su vida y madre de sus tres hijos Elizabet, Antonio y Julio.

El Mig-15 del Palacio todavía está allí después de 40 años, ahora ubicado muy cerca de la entrada principal y pidiendo una reparación que le devuelva el color gris de sus inicios, la escalera y cabina perdidas, que le permite seguir acompañando a pilotar los sueños de los nuevos camagüeyanos.


El cielo anudado

pañoletas azules

pañoletas azules

Foto: Leandro Pérez Pérez

El cielo estaba literalmente gris este ocho de octubre en Camagüey. Las gotas de sudor descartaron la posibilidad de un frente frío y tanto polvo nos negó la posibilidad de la lluvia. Tampoco creo fuera casualidad, es que era ocho, y de octubre. No podía quedar azul en el cielo porque estaba todo en la tierra, atrapado en triángulos “apañoletados” que esperaban ansiosos anudarse en cuellitos alegres e intranquilos. Continuar leyendo