Archivo de la etiqueta: amigas

Un post resaca del Turquino

Este post, “me” se los debía, a ellas, a mis hermanas, en especial a la más pequeña, a la Miñi. Sé que nuestra amistad devenida en hermandad no es noticia y mucho menos que fuimos juntas al Turquino, porque las redes sociales por esos días de julio se lo hicieron saber a muchos de nuestros amigos.

AHORA, no después, tengo que aclarar, por mi salud e integridad física, que no estuvieron todas en la escalada, que falta mi gorda, la Gloria que se nos fue para la Capital de todos los cubanos y que nos desatiende de vez en cuando, falta Gelsy, guaimareña por amor y también falta mi Yuya, que de ella nunca hablo pero es la única hermana de sangre que mami y papi me regalaron y que igual tiene un lugar especial en mi vida.

Presentes estuvieron la Tunie (Nube de alivio) y Carmiña (La Mariposa Cubana), juntas, y lo digo literalmente, subimos 11 kilómetros de empinadas montañas y llegamos hasta nuestro Martí.

Recuerdo cuando comenzaron los preparativos para irnos de Turquinazo que Carmen afirmó que lo intentaría, aun con los serios problemas de salud que tiene. Muchos lo dudaron pero yo no, sabía que ella daría lo mejor de sí para llegar hasta el Maestro y eso me preocupaba mucho por sus condiciones físicas, aunque hasta ahora no se lo dije.

Ahora puedo decirles que tenía mucho miedo por ella, no por la Tunie que tiene un salud de hierro, pero después cuando llegó el momento de la subida, entonces temí por mí, porque sabía a lo que nos enfrentaríamos y dudaba si al tratar de seguir y acompañar el paso de la pequeña yo perdería mi ritmo y no lo conseguiría, hufffffffffff tremenda incertidumbre.

Comenzamos el ascenso y no nos separamos ni un instante, si Carmen se detenía lo hacíamos también, haaaa y Albertico (Super Cuba) que como todo un caballero nos acompaño y cargó la mochila de Carmen en el periplo de principio a fin.

Si se sentaba allí iba un poco de agua, un trago de leche, y el sermón mío, “ Vamos hay que seguir, no te demores mucho que se te enfría el cuerpo etc. etc. etc.”

Así, concentradas, María y yo en La Mariposa Cubana, les juro que no sentí el viaje y cuando llegamos a la cima del Turquino, uno de los muchachos nos fue a fotografiar y yo emocionada le di todo el crédito y el espacio a la verdadera heroína del viaje, Carmiña.

 


Gracias

Tunie, Carmiña y yo

Tunie, Carmiña y yo

Si hoy este blog puede volar es gracia a una de mis hermanas – Carmiña – la más pequeña de toda la familia. Ella puso sus manos e intelecto para dar forma a todo cuanto se puede ver entre las alas y la raíz. Bloguera ya experimentada, es la madre del blog La mariposa cubana. Gracias también a Tunie, que con su visión martiana de la vida encontró las palabras para este blog. En fin, una vez más, gracias por estar siempre allí y ayudarme a hacer realidad mis sueños. GRACIAS.