Archivo mensual: enero 2014

Miradas a una caravana de victoria…

Fotos: Raúl del Pino Salfrán

Desde donde terminan las llanuras agramontinas en las riveras del río Jobabo hasta el parque de La Constitución, en ese Guáimaro histórico, se fundieron las banderas y la sangre nueva de un centenar de camagüeyanos y tuneros en la reedición de la Caravana de la Libertad.

Luego los agramontinos continuamos camino, atravesando los territorios de Sibanicú y Jimagueayú, en un trayecto de aproximadamente 80 kilómetros, hasta la Plaza de la Libertad en la Ciudad de los Tinajones.

Anuncios

Herencia de cabellos blancos

El tiempo ha pasado, lo supe hace poco cuando descubrí que unas cuantas canas han ocupado sin previo aviso un espacio muy cerca de mi frente en el lado derecho de la cara. Una agradabilísima aparición, porque esas canas no son solo el recordatorio del reloj biológico, sino la marca genética de mi madre. Y sí, porque esa vieja, mi vieja como le digo con todo el cariño del mundo, tiene justo en ese mismo sitio un montón de blancas canas, iguales a las de mi tíos Nancy y Ñiquito, iguales a las que tenía mi abuela Tita.

Yo que soy la menos González de toda la familia, al menos fisonómicamente, porque saqué los rizos y el color de la piel de mi padre, y libras y centímetros de estatura de menos, y menos años que todos los primos del familión, ya tengo algunas de las canas que un día formarán el moño blanco de los González.

¿Qué diría tu abuela si te viera? dijo mi padre, porque ya ni mi Tita, ni Mipa, están físicamente desde hace algunos años junto a nosotros . Imagino que su mirada tendría el mismo brillo orgulloso que veo en los ojos de mi madre cada vez que contempla esas canas suyas sembradas en mí.