Un hombre…

Cuántas cosas se puede decir de un hombre que no tenía más riquezas que su reloj de bolsillo, que andaba siempre vestido de negro por su luto perenne convertido en protesta ante la patria oprimida.

Del hombre que convirtió en anillo el grillete que destrozó sus tobillos y quiso traerlo consigo para no olvidar el dolor del injusto presidio, el mismo que siendo niño dejó claro su repudio contra todo tipo de injusticia

Dicen que fue ferviente admirador de la belleza femenina y que al sorprenderlo la muerte ya sufrí de serios dolores en los huesos producto al padecimiento de varias enfermedades óseo musculares.

Él, era un hombre pequeño, muy pequeño de estatura pero tan grande su espíritu y su genio que se convirtió en una figura universal. Escritor, poeta, periodista, político, ardiente orador fue Martí, nuestro Martí.

Quien también supo ser buen hijo, esposo amante y padre de su siempre Ismaelillo. El mismo que vislumbró las ansias de poder y expansión de aquella incipiente potencia, a la cual calificó de monstruo y que vaticinó que la integración sería la única solución para los pueblos de la América toda.

Amplio y profundo es el legado martiano, inagotable pudiéramos decir. Martí sin dudas, es el más universal de todos los cubanos.

 

Anuncios

Acerca de leniacuba

Licenciada en Periodismo de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz. Periodista del Sistema Informativo del ICRT en Camagüey yurislenia@rcagramonte.icrt.cu Ver todas las entradas de leniacuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: